domingo, 27 de julio de 2014

"Fuerte"

Estoy cansada, muy cansada de ser fuerte, de ver como todo se desmorona y yo lo intento sujetar, como si pudiera hacer lo más mínimo. Solo veo como os caéis y yo trato de mantenerme en pié sin resultado alguno, llevo tanto tiempo haciéndome la fuerte, creándome una máscara que no me permita caer, que ya casi se me ha olvidado llorar. No puedo desahogarme con nadie, a ellos no puedo cargarlos más y tengo miedo de que él me juzgue o se aleje por no tener esa fortaleza que, quizá, cualquiera espera de mí. Pero estoy harta, harta de intentar ser fuerte de aparentar que puedo con todo y con todos cuando no es verdad.
Una de las peores cosas de ser yo, ahora mismo, es no poder desahogarme con nadie, no tengo a nadie con quien hablar de todo para poder descansar, solo puedo echármelo todo a la espalda y cargar. No tengo derecho a hundirme, nunca lo voy a tener, solo puedo mirar hacia delante y seguir, intentando ocupar mi mente en otras cosas, para no pensar en todo lo que me atormenta, no solo mis cosas, sino también las de aquellos que recurren a mí porque soy "fuerte"...
¿Y qué hago yo ahora? Ahora que solo tengo en mi pensamiento que ella lo ha llevado a cabo, que él tiene miedo y que nunca ha sido feliz y que el otro puede que me odie cuando sepa como soy realmente. No, no puedo permitirme caer, no tengo derecho, ellos me necesitan y yo lo necesito. Ojalá tuviera ahora mismo un cigarro, sé que no es forma de solucionar las cosas, pero es una escapatoria, la mía. Puede que me mate, puede que me destroce los pulmones, pero si ya estoy rota por dentro por todo lo que me ha pasado a mí y a ellos, ¿qué más da que una parte de mí se rompa aún más? ¿Qué importa que los trozos se hagan más pequeños? ¿A quién le puede importar que me esté apagando poco a poco? A nadie.
Os juro que ahora mismo solo me gustaría poder tener a alguien a contarle todo esto en lugar de escribirlo en un lugar en el que nadie jamás lo leerá, quizá yo, una mil veces para romperme aún más.
Hasta escribiendo esto tengo que ser fuerte y retengo las lágrimas en mis ojos en lugar de llorar como la persona débil que en realidad soy, al final me terminaré creyendo mi propia fortaleza y ya no podré llorar aunque quiera, si no ¿por qué no soy capaz de llorar mientras escribo esto? Porque no me veo con derecho a llorar, sé que si lloro me derrumbaré totalmente y no puedo permitírmelo. Si me desmorono yo ahora, ¿quién los ayudará a levantarse? No, definitivamente el lujo de llorar no es para mí, yo solo puedo sonreír, aunque mis ojos clamen por algo de ayuda, aunque mi corazón esté roto, aunque en mi cabeza sepa que no hay motivos para hacerlo, aunque no pueda casi levantarme, solo puedo sonreír. Y llevo tanto tiempo haciéndolo que mis ojos han aprendido a mentir como mis labios, todo es más fácil si, aunque estés harta, finges ser fuerte y estás bien.
Esta sonrisa es la cárcel en la que me ha tocado vivir. Estoy bien, eso es lo que debo decir, ¿no?

viernes, 17 de mayo de 2013

Mes

Hace casi un mes que no escribo, lo siento de veras, pero he tenido muchas cosas que hacer y, la verdad, pocas ganas de contarlas.
Si hiciese un balance de qué ha ocurrido este mes solo destacaría que una vez más, en cuanto a sentimientos se refiere, ha sido una montaña rusa de altibajos.
Tras este mes he decidido que ya no siento nada por él, solo me trae dolores de cabeza, parezco estúpida, pero ya no, todo se va a acabar. ¿Os imagináis que pudiésemos decidir a quien querer y a quien no? 
Lo que más me duele es que si tuviésemos esa oportunidad lo seguiría eligiendo a él...
Alguien dijo que el amor era muy bonito, está claro que se equivocaba y mucho. El amor es una mierda, una droga, un veneno. Nada que de verdad alguien quiera sentir.

domingo, 21 de abril de 2013

Sorteo ^^

Os tengo un poco abandonados, lo siento mucho, de veras!
Pero hoy no vengo a hablar de mis cosas, sino a deciros que voy a participar en otro sorteo, a ver si hay suerte *^*El sorteo es de nail art, por si aún no lo sabéis tengo una obsesión importante con las cosas de las uñas....
El enlace para que participéis vosotros/as también es el siguiente: http://lillibitsnaw.blogspot.com.es/2013/04/sorteo-mi-bloguito-cumple-1-ano-1-year.html

Mucha suerte ^^

lunes, 1 de abril de 2013

He aprendido.

'He aprendido que los amores, pueden llegar por sorpresa o terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos, y que por el contrario, un desconocido puede volverse alguien inseparable. Que el 'nunca más', nunca se cumple, y que el 'para siempre', siempre termina. Que el que quiere, lo puede, lo sigue, lo logra y lo consigue. que el que no arriesga no pierda nada, y el que no arriesga, no gana. Que si quieres ver a una persona, búscala, mañana será tarde. Que el sentir dolor es inevitable, pero sufrir es opcional. Y sobre todo, he aprendido que no sirve de nada, seguir negando lo evidente.'

domingo, 31 de marzo de 2013

Es lo mejor.

Voy a alejarme definitivamente, voy a dejarte en paz, voy a empezar mi vida por mi lado, no voy a mentir, te quiero, pero sé que es lo mejor para ambos.
Ya no doy más de mí, he llegado a mi tope, para mí esto ha acabado, hoy lo doy por terminado y lo termino por nada, por un abrazo. 
Sé que he llegado al máximo cuando solo con un abrazo se me corta la respiración y el corazón me late rápido y despacio a la vez. No me gusta esa sensación, no quiero depender de nadie, no quiero pensar en ti, no te quiero en mi mente.
En la anterior entrada escribí todo lo contrario, es verdad, pero ahora solo quiero olvidarte para siempre, enterrarte muy hondo, esconderte en un sitio en el que nunca vuelva a buscar. Me pregunto cuantas veces he escrito esto, cuantas veces he dicho que olvidarte es lo mejor, lo más sensato y todo eso... Pero es que esta vez va realmente en serio, sigo queriendo todo lo que escribí antes, pero sé que es imposible. Eres un imbécil y un cabrón y un gilipollas y un estúpido, pero resulta que aún así te quiero y no te cambiaría. 
Soy la maldita contradicción personificada, primero hablo de que quiero olvidarte como sea y luego de que no te cambiaría por nada del mundo... 
No sabes lo que me cuesta escribir estas últimas líneas, pues para mí son como una despedida, fue bonito, te  quiero más que a mi vida, lo daría todo por ti, pero esto ha llegado a su fin, a partir de hoy todo cambiará, o al menos fingiré que cambia. Te juro que escribo esto entre lágrimas, me duele despedirme de ti, me duele mucho, pero esto es así y así debe ser. 
Es  lo mejor.

viernes, 29 de marzo de 2013

Quiero.

Cada día me pregunto qué es lo que realmente quiero, y aún no lo sé. Cada vez que creo querer algo otra parte de mí me recuerda todo lo malo que eso podría traer.
Hace un rato estaba totalmente segura de que no te quería, pero ahora... ¿por qué no puedes salir de mi cabeza? ¿Por qué no puedes dejarme en paz e irte sin más? Es horrible hablar contigo y pensar que me encantaría estar a tu lado y a la vez que otra parte de mí sepa que si tuviera la oportunidad no lo haría por miedo.
Quizás no debí alejarme de ti, quizás si no lo hubiera hecho aún seguiría hablando contigo todos los días hasta altas horas de la madrugada, pero lo necesitaba, necesitaba hacerlo para olvidarme de ti, aunque no lo haya conseguido...
En el fondo sí sé que es lo que realmente quiero, quiero una sonrisa que me haga sonreír a mí también, un amor de invierno, un beso que me cree adicción, una respiración pausada que me tranquilice, un guiño de ojos que me haga pensar que eres el definitivo, un maquillaje que me tape cuando lloro, una foto que no pueda tirar nunca, un abrazo que me haga sentirme segura, una mirada que me diga 'ánimo que puedes, que podemos'. Y un te quiero, que merezca otro a cambio. 
¿Y sabes qué? Todo eso lo quiero a tu lado, aunque ambos sabemos que eso nunca pasará, tú nunca me querrás como yo te quiero a ti y, aunque eso sucediera, yo nunca te creería.
Somos polos opuestos, deberíamos atraernos, de  hecho lo hacemos, pero siempre habrá algo que anule nuestras fuerzas de carga.

sábado, 23 de marzo de 2013

...

Meses, meses fingiendo que estoy bien, meses sonriendo a la vida, aceptando todo como viene. Sin ningún impedimento, sin resistencia, simplemente resignándome a que era así como debía ser. 
No he tenido ni ganas ni fuerzas para luchar a contracorriente, me he dicho que ya no te hecho de menos y me he mentido. Y no sé vivir sin pensar en ti cada segundo, eres como el aire que necesito respirar. 
Quizá es por la hora por lo que me siento así, quizá es porque cuando estoy cansada mi cerebro deja de responder a mis propias mentiras, o quizá es porque ya no puedo seguir ignorando que a cada segundo estás en mi mente.
Lo peor de todo esto es que sé que aún me quieres aunque sea solo un poco y yo... yo te quiero más que a nada, pero sé que no haré nada por acercarme a ti, porque ¿de qué me serviría? De nada, al final me alejaría otra vez yo solita porque soy estúpida.
Sé que debería reaccionar, luchar por lo que quiero, pero he destrozado mi armadura en antiguas batallas, así que dejaré que el agua siga su curso. Tú seguirás siendo feliz y yo seguiré llorando por ti, esperando a que algo pase, ya sea el comienzo o el olvido.