viernes, 27 de enero de 2012

Harta...

Hoy me siento harta, harta de todo. De seguir órdenes de todos, de hacer todo lo que debo, de ir a donde se supone que tengo que ir, de oír lo que el resto del mundo oye. Estoy harta hasta de las redes sociales, algo que nunca me había pasado, estoy harta de que todo sea tan artificial, como si nosotros fuéramos robots programados para comportarnos de una manera determinada, todos iguales. 
Hoy he pensado en mis últimos días y me he dado cuenta de que todos son iguales, todos hago exactamente lo mismo. Me gustaría cambiar, hacer de cada día un único día, pero ¿cómo hacerlo? En esta sociedad no hay lugar para la gente diferente que simplemente desea aprovechar su vida al máximo. 
Sé que no podré cambiar nada y que seguiré harta de todo, porque al fin y al cabo, aunque grite lo que necesito el mundo me ignorará como hace siempre, así que por mucho que me cueste aceptarlo, sé que cada día seguirá siendo una copia exacta del anterior.

domingo, 22 de enero de 2012

Espejismo...

Creía que ibas a estar fuera tres días, que me evitarías el sufrimiento de hablar contigo tan solo como un amigo, que cuando volvieras, tan solo serías un bonito recuerdo.... 
Creía que al estar aislada de ti tres días lo conseguiría. Sabes? Me hubiese encantado que así hubiera sido, simplemente tenerte lejos de mí, ese pequeño espacio de tiempo, era lo que necesitaba, quizás el primer día lo pasase mal, quizás te echase mucho de menos, el segundo sería menos doloroso y el tercero esperaba que ya no ocuparas el lugar que ahora ocupas. Sé que soy una ilusa, que me terminaría estrellando, pero por lo menos me darías la oportunidad de olvidarte al  no tener contacto contigo...
Pero todo fue un espejismo, volviste, volviste a seguir torturándome, a seguir hablando como si nada, con lo asumido que tenía el olvidarte en tan solo tres días. Tuviste que llegar de nuevo, como si tu finalidad fuera descolocar todos mis planes. Me gustaba pensar que no estarías, que sufriría, pero que todo acabaría en olvido. ¿Por qué tuviste que volver?

sábado, 21 de enero de 2012

Quizás...

Sabéis? Creo que ya se me pasó la tontería, como yo la llamo, de ese chico especial hacia el que van mis anteriores entradas. Creo que lo he conseguido, que lo he olvidado y espero que para siempre, bueno eso es lo que creo, ya veremos que pasa con el tiempo, pero hoy es en lo que pienso y eso me hace feliz. Me hace feliz el haber olvidado, el no seguir sufriendo por un imposible, el simple hecho de no tenerte en mi corazón.
Curiosamente lloro mientras escribo estas palabras, me gustaría saber por qué. Si de emoción, si, en realidad, es porque en el fondo sé que me engaño o si resulta que creo que así soy feliz y no lo soy, quizás eche de menos el pensar en ti a todas horas y el sentir cada palabra tuya como algo especial, quizás lo que verdaderamente eche de menos es a ti.
No, no quiero echarte de menos como antes, simplemente quiero ser tu amiga, sin sentir nada más, como creía que no sentía cuando empecé esta entrada. La verdad, ahora no tengo claro si te quiero como antes o no. Y odio esta horrible confusión, este torturador quizás....

domingo, 8 de enero de 2012

Confusión...

Ayer lo veía todo tan claro, sabía que lo mejor era eliminarte, cortar de raíz y olvidar. Arrancarte de mí aunque fuera a patadas, pero hoy, hoy no se que hacer, porque tampoco sé si podría vivir sin ti. Pasaría mucho dolor, pero todas mis salidas ahora mismo prometen ser dolorosas. 
Una dice que te olvide, que corte con todo, que es lo mejor. Esta salida promete noches y noches recordándote y llorando.
Otra me dice que continúe tal y como estoy, como tu amiga, hablando como siempre. Esta salida promete el dolor de verte con otra y no poder hacer nada.
La última me dice que te proponga intentarlo, de esta me río yo, está totalmente descartada. Promete dolor, como todas, y también miedo.
Viendo mis opciones no sé cual prefiero, quizás la primera sea la mejor, luego pienso en que me faltarían tus palabras y entonces la descarto, la segunda, bueno la segunda quizás sea la más dolorosa, aunque a veces pienso que debería llevarla a cabo. De la tercera ya ni hablemos, esa totalmente descartada.
Bien, estoy entre dos opciones, unas veces veo clarísimo que debería llevar a cabo la primero, luego veo muy clara la segunda, luego me quedo confusa, luego pienso en no hacer nada, pero no puedo seguir sin hacer nada, o me decido por una o por otra. Tengo que decidirme porque si no, no habrá modo posible de olvidarte. Y ahora me doy cuenta de que solo sé que estoy confundida....

sábado, 7 de enero de 2012

Lo mejor es olvidarte...

Necesito que salgas de mi vida ya, no hay vuelta atrás, lo necesito, desaparece, esfúmate, he decidido eliminar todo el contacto que tenga contigo. Es la salida cobarde, lo sé, también egoísta. Lo siento, perdóname, pero no puedo coger otra, creeme cuando te digo que me duele, me duele mucho, de hecho escribo esto entre lágrimas de solo pensar en que te perderé para siempre.
Es lo mejor, puede que solo lo mejor para mí, pero al fin y al cabo el ser humano es egoísta. Yo ya no aguanto más, son ya muchas lágrimas derramadas por ti, lágrimas que no dudo que te merezcas, pero que yo no quiero soltar.
Por favor, hagamos como que nunca nos hemos conocido, como si fuéramos unos completos desconocidos, como si nunca hubieras sido mi vida, bueno eso no sé si podré hacerlo, porque aún lo eres....
Es todo tan difícil, perdóname, de verdad, lo siento mucho, pero necesito hacerlo para seguir viviendo. Sé que no tengo derecho a pedirte nada, aún así te voy a pedir lo siguiente: por favor, te ruego que no me odies....

viernes, 6 de enero de 2012

Siempre estaré contigo....

Ayer sentí una sensación horrible, era una sensación como de impotencia, porque te veía sufrir y no podía hacer nada, te veía fatal y lo único que quería era poder estar contigo y que descargaras todo tu peso en mí. Sentí unas ganas horribles de llorar, llorar de rabia, de verte así e intentar por todos los medios hacer algo, pero me era imposible. 
Entendí muchas cosas, el por qué de esos días que no dormías, el por qué de ese cansancio y el por qué de esa tristeza que te acompañaba. Esa tristeza que parecía tu nueva compañera de viaje y de la cual no podías hacer nada para deshacerte de ella. 
Ayer me di cuenta de todo, en cuanto me enteré pensé en nuestra amistad, de verdad no sabía que te quería tanto, no sabía que solo con verte mal iba a llorar y a decirte que aunque esté cargada, deposites todo tu peso en mí. Ese peso que te atormentaba, que no te dejaba comer, dormir, en fin, que no te dejaba vivir. 
Hoy me pareces mucho más feliz, quizás es porque te has liberado, has confiado en nosotras y nosotras hemos respondido de una manera para ti extraña, para nosotras lógica. Simplemente te diré que te queremos, y que la persona que reaccione de otra manera, ni te quiere, ni es normal.

jueves, 5 de enero de 2012

Voy a olvidarte..

Voy a hacer que salgas de mi vida, que te vayas, que te largues de una vez por todas, ya es hora de arrancarte y olvidarte. Sí, está decidido, me olvidaré de ti, todavía no sé como, solo sé que será difícil, rozando lo imposible, que me va a doler y que va a ser como arrancarme mi propio corazón de cuajo, pero ¿qué más puedo hacer? Si desde que estoy así no puedo pensar en otra cosa que no seas tú y no será porque no lo haya intentado, porque lo he hecho, pero creo que no con la suficiente fuerza, creo que en realidad no he querido olvidarte, porque sentía que me dabas la vida.
Hoy estoy convencida, es lo mejor para ambos, que me olvide de ti, que te trate solo como a un amigo, que todo cambie, lo mejor sería arrancarte por las malas, dejar de hablarte y de verte. Te juro que me encantaría hacerlo, pero no puedo, no sé como hacerlo porque en cuanto pienso en la idea de no hablar contigo ni verte se me va el alma, pero arrancarte poquito a poco tampoco puede ser porque veo que cada día que pasa en lugar de olvidarte lo único que hago es amarte un poco más, creo que dentro de mí ya no entra más amor, y lo creo todos los días, sin embargo apareces tú y me enamoras aún más. 
Por favor, te lo ruego, sal de mi vida, vete lejos, lárgate de una vez por todas.

miércoles, 4 de enero de 2012

Ese "te quiero"...

Como me gustaría saber por qué lloro, soy estúpida, no hay otra razón. Debería estar contenta, al fin y al cabo me has dicho: te quiero y yo en vez de reír y ser feliz me pongo a llorar, me pongo triste y no entiendo el por qué. ¿Qué es lo que pasa? De verdad, quiero saber por qué estoy llorando pero no tengo ni la mas mínima idea, es más creo que debería darme igual, debería pasar bastante de tu "te quiero", pero es que no puedo, no puedo evitar llorar pensando en que lo has dicho y que seguramente lo has dicho por decir... 
Creo que lo que más me duele de todo esto es que tengo que fingir una sonrisa y decir que no me pasa nada, que algo se me ha metido en el ojo o que estoy cogiendo gripe para evitar las preguntas del tipo: ¿Qué te pasa? ¿Estás bien? Al fin y al cabo no me apetece contar lo que me pasa, vale, lo estoy escribiendo aquí, pero es más bien una forma de desahogarse, y a la de si estoy bien, es obvio que no estoy bien si estoy llorando. Pero siempre respondo lo mismo: no me pasa nada y sí, estoy bien. ¿Por qué miento? Supongo que simplemente lo hago porque me cuesta mostrarme tal y como soy, es muy fácil contar las cosas por Internet, mentir. Después, en persona, es todo totalmente distinto, la gente nota cuando mientes y en vez de dejarte, te atosiga aún más. Por favor, la próxima vez que veáis llorar a cualquiera, simplemente decidle: Sabes que estoy aquí para lo que sea, ¿te apetece hablar? Probablemente se sentirá mucho mejor que con un interrogatorio. Por lo menos yo me sentiría muchísimo mejor.

Ataque repentino de valentía...

Por favor, que alguien me mate o por lo menos que me diga que no lo he hecho. ¿Por qué ese ataque repentino de valentía? En serio, cerebro, corazón, por qué me hacéis esto? ¿Qué os he hecho yo? ¿Por qué me odiáis? Definitivamente no debo estar hablando con la gente tanto tiempo, ni hasta tan tarde. Y es que luego me arrepiento de lo dicho, pero ya es tarde, ya ha pasado, ya no puedo volver sobre mis pasos, ya no puedo hacerte creer que fue todo un lapsus, que te olvides, porque no eres tan tonto.
Luego pienso en tu respuesta, esa respuesta sin ningún sentido, esa respuesta en la que dices que no te entiendes ni tú, esa respuesta tan extraña que no me esperaba para nada. ¿Es una respuesta buena o mala? En parte es buena, porque no lo tienes claro, pero por esa misma razón también es mala.
Ahora pienso, en que lo sabes y aún así eres el mismo, no has cambiado, la gente lo suele hacer. En que aunque te he confesado mis sentimientos tu haces como si nada, y eso me ayuda. Pero me ayuda solo en parte, pues en parte pienso que si te comportas así es porque no te importa, y si no te importa es porque no sientes nada.
Mientras escribía esto me dí cuenta de una cosa: creo que es lo mejor que podría haber hecho, sí, en el momento me sentí fatal, pero curiosamente esta noche dormí mucho más descargada, como si me hubiera quitado un peso de encima. Al final voy a tener que agradecer a mi ataque de valentía, sí, debo hacerlo, gracias, gracias a ti ahora puedo estar más tranquila, más descansada, con menos peso, gracias.

martes, 3 de enero de 2012

Creer haber olvidado


Joder, creía que lo había hecho, creía que te había olvidado, pero no. ¿Por qué tienes que mostrar algo de cariño o afecto cuando creo que ya no eres lo más importante de mi vida? Siempre, siempre que lo he logrado, o eso creo, apareces y entonces me derrumbo, tu imagen vuelve a mi cabeza, todas tus palabras vuelven y me recuerdan lo que siento por ti.
Intento mantener el mínimo contacto posible contigo, pero es imposible, porque tu me hablas, me buscas y yo no tengo la fuerza necesaria como para ignorarte. En realidad, creo que me estoy engañando y que no intento mantener el mínimo contacto, si no el máximo. Sí, creo que soy yo la que te busco, porque te necesito, necesito esos minutos  hablando contigo, esos minutos que se me pasan como segundos, esos minutos que me hacen feliz el resto del día, en fin, esos minutos en los que me das fuerzas para vivir. 
Yo solo quiero que salgas de mi cabeza, quiero olvidarte, quiero que dejes de estar presente en mis pensamientos las 24h del día sin dejarme dormir, quiero que desaparezcas. No, no quiero que desaparezcas, porque ahora eres lo más importante para mí, sé que si desaparecieras moriría, mi vida sería terrible, solo habría oscuridad....
Por suerte no te has ido de mi vida, no has desaparecido, sigues ahí y tengo que admitirlo cuando más me duele, pues creí olvidarte, pero necesito dejar de engañarme, sé que sigues dentro de mi corazón, sí, ese corazón que no hace otra cosa más que torturarme recordándome que única y solamente somos amigos....

lunes, 2 de enero de 2012

Ella...

Hoy me he dado cuenta de lo complicada que es la vida, hasta ahora sabía que era complicada, pero... ¿tanto?   Venga, no es justo para nada que dos personas que se aman no consigan estar juntos por la distancia y edad, no, no lo es. ¿Por qué se tenían que conocer? ¿Sería el destino? Y si fue el destino, ¿por qué lo está haciendo todo tan difícil? ¿Por qué no deja que ellos dos sean felices, amándose sin importar nada más? ¿Por qué se ríe de ellos? 
Como me gustaría saber la respuesta y poder ayudarla, ayudar a esa personita que hace que cada día de mi vida sea mejor, esa que conozco desde hace un par de añitos y a la que adoro con locura. Es que de verdad no entiendo por qué el destino se burla de ella y juega con su corazón, ella no se lo merece, es la mejor persona que podríais conocer.
Y lo único que quiero es que sea feliz, sea a mi lado o no, pero que sea feliz. Y se que parte de su felicidad está en él, y eso no la ayuda, es más, no hace otra cosa si no confundirla. Por favor, si hay alguien ahí arriba, deja de jugar con ella y de burlarte. Ella es la única persona en todo el mundo que puedo asegurar que no se lo merece...

domingo, 1 de enero de 2012

Esa gilipollas...

Hoy me reiré de la gilipollas que está aquí esperando a que llegues, a que hables con ella como lo haces todos los días, a la que le encantaría estar ahora mismo contigo, a tu lado, como aquel día... 
Aunque, por supuesto, solo como tu amiga, esa que no conoces desde hace mucho, pero que siempre estará ahí, la estúpida que siempre te animará para que hagas lo mejor para ti aunque eso signifique destrozarla, esa que daría su vida por ti si hiciera falta...
Y, ¿por qué me río de ella? Pues muy sencillo, porque con solo una palabra tuya el corazón de esa estúpida ya se acelera, porque cree que algún día conseguirá algo más que una amistad, porque se hace ilusiones de nada para luego terminar hecha añicos, en fin, me río porque es gilipollas.
Y, ¿por qué es gilipollas? Pues porque está escribiendo esto y pensando en lo mucho que te quiere y te pide que nunca te separes de ella, porque, aunque tú solo la quieres como una amiga, para ella ya es algo estupendo, pues por lo menos la quieres...