domingo, 8 de enero de 2012

Confusión...

Ayer lo veía todo tan claro, sabía que lo mejor era eliminarte, cortar de raíz y olvidar. Arrancarte de mí aunque fuera a patadas, pero hoy, hoy no se que hacer, porque tampoco sé si podría vivir sin ti. Pasaría mucho dolor, pero todas mis salidas ahora mismo prometen ser dolorosas. 
Una dice que te olvide, que corte con todo, que es lo mejor. Esta salida promete noches y noches recordándote y llorando.
Otra me dice que continúe tal y como estoy, como tu amiga, hablando como siempre. Esta salida promete el dolor de verte con otra y no poder hacer nada.
La última me dice que te proponga intentarlo, de esta me río yo, está totalmente descartada. Promete dolor, como todas, y también miedo.
Viendo mis opciones no sé cual prefiero, quizás la primera sea la mejor, luego pienso en que me faltarían tus palabras y entonces la descarto, la segunda, bueno la segunda quizás sea la más dolorosa, aunque a veces pienso que debería llevarla a cabo. De la tercera ya ni hablemos, esa totalmente descartada.
Bien, estoy entre dos opciones, unas veces veo clarísimo que debería llevar a cabo la primero, luego veo muy clara la segunda, luego me quedo confusa, luego pienso en no hacer nada, pero no puedo seguir sin hacer nada, o me decido por una o por otra. Tengo que decidirme porque si no, no habrá modo posible de olvidarte. Y ahora me doy cuenta de que solo sé que estoy confundida....

No hay comentarios:

Publicar un comentario