domingo, 1 de enero de 2012

Esa gilipollas...

Hoy me reiré de la gilipollas que está aquí esperando a que llegues, a que hables con ella como lo haces todos los días, a la que le encantaría estar ahora mismo contigo, a tu lado, como aquel día... 
Aunque, por supuesto, solo como tu amiga, esa que no conoces desde hace mucho, pero que siempre estará ahí, la estúpida que siempre te animará para que hagas lo mejor para ti aunque eso signifique destrozarla, esa que daría su vida por ti si hiciera falta...
Y, ¿por qué me río de ella? Pues muy sencillo, porque con solo una palabra tuya el corazón de esa estúpida ya se acelera, porque cree que algún día conseguirá algo más que una amistad, porque se hace ilusiones de nada para luego terminar hecha añicos, en fin, me río porque es gilipollas.
Y, ¿por qué es gilipollas? Pues porque está escribiendo esto y pensando en lo mucho que te quiere y te pide que nunca te separes de ella, porque, aunque tú solo la quieres como una amiga, para ella ya es algo estupendo, pues por lo menos la quieres...

No hay comentarios:

Publicar un comentario