viernes, 6 de enero de 2012

Siempre estaré contigo....

Ayer sentí una sensación horrible, era una sensación como de impotencia, porque te veía sufrir y no podía hacer nada, te veía fatal y lo único que quería era poder estar contigo y que descargaras todo tu peso en mí. Sentí unas ganas horribles de llorar, llorar de rabia, de verte así e intentar por todos los medios hacer algo, pero me era imposible. 
Entendí muchas cosas, el por qué de esos días que no dormías, el por qué de ese cansancio y el por qué de esa tristeza que te acompañaba. Esa tristeza que parecía tu nueva compañera de viaje y de la cual no podías hacer nada para deshacerte de ella. 
Ayer me di cuenta de todo, en cuanto me enteré pensé en nuestra amistad, de verdad no sabía que te quería tanto, no sabía que solo con verte mal iba a llorar y a decirte que aunque esté cargada, deposites todo tu peso en mí. Ese peso que te atormentaba, que no te dejaba comer, dormir, en fin, que no te dejaba vivir. 
Hoy me pareces mucho más feliz, quizás es porque te has liberado, has confiado en nosotras y nosotras hemos respondido de una manera para ti extraña, para nosotras lógica. Simplemente te diré que te queremos, y que la persona que reaccione de otra manera, ni te quiere, ni es normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario