lunes, 30 de abril de 2012

Esos momentos

Esos momentos en los que estás rodeada de gente y aún así te sientes sola, sin nadie, cuando necesitas a alguien y esa persona no existe, o simplemente no está. Mentir cada vez que te pregunten qué tal, o como estás, decir simplemente bien, para que no sigan preguntando. Cuando en realidad lo que quieres es gritarle al mundo que no estás bien, que necesitas a alguien, a alguien que no existe. 
Esos momentos en lo que te dan ganas de llorar, por nada, simplemente porque no aguantas más, puede que por un cúmulo de tonterías, puede que por algo que recuerdes y duela, o por algo que veas. Cuando tienes que guardar tus lágrimas, tragártelas y esperar, esperar a que nadie se haya dado cuenta de nada.
Esos momentos en los que tus ojos están tristes y tus labios esbozan una falsa sonrisa, esos en los que nadie se fija en ti, en los que nadie se quiere fijar en tu mirada y así no tener que preguntar o apoyar.
Esos en lo que vienen recuerdos a tu mente, recuerdos dolorosos, alegres, recuerdos de todo tipo. En los que piensas que eso es pasado, ya no está y aún así no puedes sacarlo de tu mente. Esos en los que tienes ganas de recuperar algo perdido, algo que has perdido para siempre quizás.
Esos momentos en los que todos tus sentimientos se mezclan, en los que no sabes si reír o llorar, si saltar o desplomarte en el suelo. En los que no sabes si debes pensar o actuar.
Esos momentos son mi día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario