jueves, 26 de julio de 2012

Hasta ahora.

En realidad no sé por qué me siento a escribir lo que voy a escribir, en realidad es una gilipollez, una muy grande, pero no sé, para mí es más o menos importante, es como si se cerrara un ciclo, llamadme loca si queréis, pero no sé, es la que hay.
Vale, ahora sí que ya escribo de lo que pensaba, ¿vale? Pues nada, que hoy se ha acabado, pero no ha sido un 'adiós' sino un 'hasta ahora' y es que se acaban los mensajes sí, sí, ahora empieza... pues otra cosa veremos si resulta, aunque me supongo que sí. 
¿Por qué escribo sobre esto? Pues porque en el fondo sé que voy a echar de menos encontrarme un mensaje nuevo cada vez que le de a una tecla, lo intuyo, supongo que en eso que hoy se ha acabado ha habido muchas cosas, sensaciones, confesiones, no sé, muchas cosas... De hecho, si tuviera que llevarme algo de allí me llevaría trocitos de conversación, me llevaría esos trozos más importantes, me llevaría el inicio, las discusiones, las confesiones y las bromas... ¿algo más? Puede. Ojalá pudiera volver a leérmelos todos, pero es muy jodido que se abran todos. 
En un mes o dos pondrá que son mensajes muy antiguos y no se pueden continuar, quizá sean antiguos para la máquina, pero no para mí, esto es estúpido, absurdo e imbécil, pero para mí dentro de un mes seguirán siendo igual de importantes y dentro de dos y de tres, etc. 
Ojalá que siempre me acuerde de lo que esos mensajes contienen, que no llegue un día en el que vea una cantidad astronómica de mensajes y diga: ¿De qué cojones es esto? La verdad no creo que eso ocurra, y si ocurre estoy segura de que con leer solo un mensaje recordaré todo lo que ellos encierran, todo lo que hemos pasado, todas las peleas, todo lo que pude sentir, en fin, todo.
Pensaba en hacer una entrada corta, porque era una estupidez, pero ya veis, al final ha sido de todo menos corta, supongo que debería ir cerrando, pero antes de hacerlo quería decirte dos cosas, la primera es que siempre recordaré perfectamente tanto el primer como el último mensaje y la segunda es que esto no es un adiós, es un acaba esto, empieza otra cosa.


Finalmente quiero decirte que voy a echarte de menos, imbécil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario