martes, 10 de julio de 2012

Si tienes mariposas en el estómago trágate insecticida.

Como dije en la entrada anterior vamos a jugar, a esconder, a mentir y a disfrazarnos. Voy a empezar jugando yo, voy a esconder lo que siento por ti, vale? Voy a mentirte cada vez que me preguntes y voy a disfrazarme de indiferencia hacia ti, sí, eso es lo que voy a hacer.
Y es que he decidido que me voy a aplicar lo de 'Si tienes mariposas en el estómago trágate insecticida', es lo mejor para mí, no pienso pasar por lo mismo otra vez, no señor. Lo pienso negar todo y pienso creerme mi mentira, eso será lo que haga. Pienso tragarme todo el insecticida que encuentre y el más fuerte posible, porque no te mereces nada, te trataré como lo que fuiste para mí antes de conocerte, un perfecto desconocido. Una parte de mí desea que terminemos así, es lo mejor, lo sé, lo intuyo, somos totalmente incompatibles y no hay más, no quiero nada más, no quiero seguir teniendo nada que ver contigo, no merece para nada la pena, no te lo mereces, no, no lo haces. Yo tampoco me lo merezco, o eso creo, creo que no me merezco volver atrás, verdad? 
No lo voy a hacer, voy a matarlas, voy a tragarme insecticida y vamos a terminar siendo desconocidos, por ti, por mí, por nosotros, un nosotros que nunca existirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario