domingo, 14 de octubre de 2012

Reencuentro.

Tenía todo el contacto con él cortado, absolutamente todo, no Whatssap, no mensajes privados, no chat. Pensé que al volver a tener el contacto aquello resurgiría y no podría seguir siendo lo feliz que soy, pensé que aún quedaba algo de aquello que sentí dentro de mí... Puede que me haya equivocado o puede que aún quede algo, no lo sé. 
Ayer lo vi, lo vi y al principio el corazón me dio un vuelco porque se me vino a la mente todo lo vivido con él, TODO, pero poco a poco me fui calmando, se me estabilizaron las pulsaciones y lo vi como a uno más, hablé con él, bromeé, hice lo mismo que hubiera hecho con un amigo cualquiera y conseguí no pensar en él como algo más, de hecho al estar con él pensaba en las muchas ganas que tenía y que tengo de ver a Dani, a mi Dani...
Creo que he dado un gran paso en mí misma, he superado una barrera que tenía pendiente, he dejado el dolor de él a un lado para pasar a mi felicidad. Vivo con miedo de que un día esta felicidad se rompa, pero ya os hablaré de eso en otro momento, hoy quería hablaros de él, de lo poco que ha significado nuestro reencuentro y de la sensación de libertad que me ha dado esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario