viernes, 30 de noviembre de 2012

Dicen.

Dicen que me quieren, dicen que valgo, dicen que puedo, dicen que algún día pasará todo lo que quiero, dicen 'qué bonito y qué bien te queda', dicen que la persona que no me aprecie no me merece, dicen que yo tengo la decisión final... Dicen muchas cosas y mienten en todas, en algunas cualquiera notaría que mienten, en otras quizá sea mi inseguridad y en otras... en otras sé que mienten por mucho que me lo nieguen.
Prefiero que me digan que no me quieren o que yo nunca tendré la última palabra; estas son dos de las mentiras más grandes que me han contado... ¿Qué me quieren? JAJAJA sé que no y por eso mismo sé que les da igual mi felicidad, solo quieren manejarme bajos sus hilos, quieren que yo sea su marioneta, nadie y digo NADIE, nunca, me querrá por quien soy, porque he aceptado hace mucho tiempo que es imposible quererme. Y lo entiendo, perfectamente, porque he hecho creer a todo el mundo que soy alguien que en realidad no...
Pues bajo la coraza de chica fuerte que dice poder con todo, que dice poder cargar con cualquier problema y que parece orgullosa, existe una niña, una niña blanda, pequeña, que al final termina llorando sentada en el suelo de su habitación, en la oscuridad, desvelada hasta altas horas de la mañana porque las lágrimas que recorren sus mejillas y que ella no quiere soltar no la dejan dormir. 
Al final, a la hora de la verdad, esa soy yo. 

viernes, 23 de noviembre de 2012

Que me lleve la corriente.

No quiero seguir pareciendo fuerte, no lo soy, soy tremendamente débil. Soy débil, mucho, puedo decir que soy fuerte, pero mentiré. Ya estoy hasta arriba de parecer fuerte, de sonreír cuando quiero romper a llorar. 
Estoy harta de que en mi casa cualquiera persona sea mejor que yo y sobretodo que valga más que yo. Supongo que me estoy empezando a creer que son mucho mejores que yo, tanta repetición al final sí que sirve para algo, pero no solo ellos son mejores, sino todo el mundo. Al final yo siempre seré la última. Ese es mi destino, qué más da que me esfuerce en algo si sé que de antemano que voy a fracasar? De qué sirve? De nada. No voy a seguir esforzándome en sorprender a la gente, en quererlas para recibir el mismo trato, de nada sirve.
He decidido que voy a dejar de pelear, eso solo me hace la vida más cuesta arriba, al fin y al cabo todos los caminos llevan a Roma, en este caso da igual lo que hagas, todo termina igual para todos, con la muerte.
A partir de hoy dejo de poner mis fuerzas, porque ya no tengo, prefiero que me lleve la corriente.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Bailemos.

La vida es muy corta.
Así que deberías romper las reglas, perdonar rápido, besar lento, amar de verdad, reírte sin control y NUNCA dejar de sonreír. Por más extraño que sea el motivo.

Puede que la vida no sea la fiesta que esperábamos, que creíamos que sería, pero mientras estemos aquí...

...bailemos.