miércoles, 26 de diciembre de 2012

Esta confusión que me mata.

Quiero escribir, quiero sacar todo lo que tengo dentro, pero es que no sé ni lo que llevo en mi interior, no sé si lo que me acompaña diariamente es felicidad salpicada por algún momento de tristeza o tristeza con pequeñas virutas de felicidad. 
Si me lo hubiera planteado hace un mes me diría que la primera opción es la correcta, que soy feliz, que me gusta sonreír, que algo de tristeza salpica mi vida, pero que no vivo en un pozo negro...
Sin embargo ahora dejo de estar tan segura de ello, no estoy segura de que mi vida no esté rodeada de oscuridad, no estoy segura de haber olvidado y tampoco estoy segura de querer hacerlo. Quizá solo es por estas fechas, estas fechas en las que empezó todo, estas fechas que me hacen evocar lo mucho que un día sentí por ti, lo bonito que pudo ser y no fue... O quizá vuelvo a empezar y eso no me gusta, las segundas partes nunca son buenas, aunque la primera ya fue bastante mala.
Hace tiempo escribí una entrada en la que prometí no volver a escribir sobre ti en este plan, si lo hacía sería solo en plan amigos, pero me resulta tan difícil, sinceramente siento que entre nosotros aún hay algo que aquello que existió en su momento y eso me duele bastante, no quiero que exista nada, joder. Estoy cansada de esta historia, pero a la vez quiero más. Trato de no buscar nada contigo, pero me gustaría encontrarte. 
Te intento juntar con otra persona, una vez más, la misma táctica otra vez, me gustaría verte con otra, por increíble que esto suene... Fuera de este blog siempre trataré de juntarte con ella, fuera de aquí este tema será agua pasada, pero aquí soy yo misma...
Aquí simplemente me pongo a escribir y dejo que mi alma guíe mis dedos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario