lunes, 21 de enero de 2013

Soy fuerte.

Soy una persona fuerte, lo sé, siempre lo he sabido, solo necesito repetírmelo en estos momentos de debilidad, en los que siento que cada paso, en lugar que hacerme avanzar, me hace regresar al pasado, en los que siento que cuando intento levantarme caigo más abajo que la vez anterior.
Sé que puedo con todo lo que me echen, sé que algún día conseguiré que ningún problema me afecte, pero ahora cualquier tontería me destroza... Y encima está él, que cada vez que me habla me desgarra por dentro, a veces sus palabras me dan fuerzas y otras veces simplemente quiero mandar el móvil a tomar por culo y no saber nada de él. Estaba mucho mejor cuando creía no sentir nada por nadie, cuando me mentía, pero esa mentira ya no se sostenía... 
Lo que más me gustaría en el mundo, ahora mismo, es olvidarme de él, pero me resulta imposible, joder, yo ya pasé por esto, pensé haberte superado, pero siempre quedó algo, algo que ahora vuelve. 
A pesar de todo, que mis problemas no solo son él, sé que soy un persona con fuerzas para enfrentar lo que se me ponga delante. 

Soy fuerte, solo necesito repetírmelo, una y otra vez, hasta que suene convincente.

viernes, 18 de enero de 2013

.

No te enamores nunca, termine como termine llorarás.


No confíes en nadie, todos te traicionarán.


Nunca te ilusiones, sufrirás.

jueves, 10 de enero de 2013

Días como estos.

Sabéis esos días en los que te levantas con ganas de nada? Bueno, de una cosa sí, de llorar. Eso me pasa a mí hoy, no sé por qué, por qué de repente se me viene todo encima, por qué así, de pronto, me acuerdo de cosas y me entran ganas de que las lágrimas corran por mis mejillas. Odio estos días, aunque es verdad que hace meses no tenía uno así, en que todo lo veía gris, pero hoy será diferente, hoy me he propuesto que según avance el día iré contentándome, o al menos disimularé perfectamente como me siento. Sé que puedo hacerlo, puedo fingir ser quién no soy, puedo hacer de mi día mi propia obra de teatro.
Tengo la sensación de que voy a estar una temporada levantándome con días como el de hoy, que voy a estar triste durante algún tiempo, pero después de la tormenta siempre viene la calma y quizá, estos días tristes traigan consigo el olvido, ojalá. 
De todas formas, si terminan por no traerme el olvido, entonces convertiré no mi día, sino mi vida en una obra de teatro, hasta que la obra de teatro sea tan real que ya la diferencia de mi verdadera vida, hasta que me crea de verdad mi mentira.