jueves, 10 de enero de 2013

Días como estos.

Sabéis esos días en los que te levantas con ganas de nada? Bueno, de una cosa sí, de llorar. Eso me pasa a mí hoy, no sé por qué, por qué de repente se me viene todo encima, por qué así, de pronto, me acuerdo de cosas y me entran ganas de que las lágrimas corran por mis mejillas. Odio estos días, aunque es verdad que hace meses no tenía uno así, en que todo lo veía gris, pero hoy será diferente, hoy me he propuesto que según avance el día iré contentándome, o al menos disimularé perfectamente como me siento. Sé que puedo hacerlo, puedo fingir ser quién no soy, puedo hacer de mi día mi propia obra de teatro.
Tengo la sensación de que voy a estar una temporada levantándome con días como el de hoy, que voy a estar triste durante algún tiempo, pero después de la tormenta siempre viene la calma y quizá, estos días tristes traigan consigo el olvido, ojalá. 
De todas formas, si terminan por no traerme el olvido, entonces convertiré no mi día, sino mi vida en una obra de teatro, hasta que la obra de teatro sea tan real que ya la diferencia de mi verdadera vida, hasta que me crea de verdad mi mentira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario