jueves, 7 de febrero de 2013

Perdóname.

Perdóname por querer hablarte constantemente. Perdóname por ponerme triste y paranoica cuando tardas en responderme. Perdóname si a veces digo cosas que te hartan. Perdóname si a veces me vuelvo insoportable. Perdóname si no me quieres hablar tanto como yo a ti. Perdóname por pensar en ti mucho y muy seguido. Perdóname si te cuento mis dramas sin sentido cuando a ti en realidad no te importan. Perdóname si me vuelvo molesta, solo soy yo, extrañándote. Perdóname por todas las veces que sin sentido te pido perdón. 
Perdóname por quererte.